Visitando el blog de Darío Gallo (muy interesante, por cierto), he visto que habla del artista Ben Heine, que como podréis comprobar, hace cosas tan sorprendentes como fotografiar y dibujar una misma escena, dándole al dibujo su propio enfoque. El resultado es una imagen donde no sabes si quedarte con la realidad o con la ficción. Solo os queda comprobarlo.

Vía | Ben Heine